Conecte con nosotros

Divulgación

El Síndrome del Cuidador

Publicado

el

Síndrome del cuidador

El Síndrome del Cuidador

El Síndrome del Cuidador se ha incrementado en los últimos años debido al aumento de la esperanza de vida de las personas y la aparición de enfermedades y situaciones que provocan la dependencia de familiares. Cada vez hay más personas que se ven en la necesidad de convertirse en el cuidador principal de una persona mayor.

Los cuidados continuos deben ser administrados por todos los profesionales de la salud relacionados con el paciente y también por sus familiares, para poder mantener su carácter integral. Cada vez más, nos basamos en un cuidado centrado en la persona, en sus deseos y necesidades que se extiende hasta las comunidades donde el equipo de cuidados junto a la familia ofrecerá una cobertura básica de atención al paciente.

¿Qué significa persona ser una persona cuidadora?

Persona que se encarga del cuidado de otra persona, de un animal o un lugar. Un cuidador (o proveedor de atención a pacientes) ayuda a una persona que necesita asistencia para cuidarse. Quien necesita apoyo puede ser un niño, adulto o una persona mayor. Es posible que requiera cuidados debido a una lesión, enfermedad crónica o discapacidad. Según la OMS; Es la persona que atiende las necesidades físicas y emocionales de un enfermo, por lo general su esposo/a, hijo/a, un familiar cercano o alguien que le es significativo.

¿Cuál es el rol del cuidador? 

En su ejercicio brinda apoyo a la persona mayor en las actividades de la vida diaria, propiciando la permanencia en su hogar, manteniendo sus roles familiares y sociales con el fin de mejorar su calidad de vida. Sin embargo, es muy común que aparezcan síntomas como estrés, sobrecarga y cansancio. Es de vital importancia evitar que el cuidador se convierta en un paciente invisible. Para ello, es importante entender a qué nos enfrentamos y saber cómo solucionar el síndrome del cuidador.

Sindrome del cuidador

¿Qué es el Síndrome del Cuidador? 

Cuando cuidamos de una persona mayor dependiente, a menudo notamos que nosotros mismos sufrimos dificultades y problemas. Estos pueden darse a nivel físico (dolores, tensión muscular, etc.), psíquico o emocional (estrés, ansiedad, tristeza…), social (disminución de las relaciones familiares y sociales, disminución del tiempo de ocio…) y económicos (disminución de los recursos). A esto se le llama carga del cuidador.

Estos problemas se dan cuando la persona que realiza las tareas principales del cuidado, asume que generalmente será quien se encargue siempre de estas tareas. Es un trabajo no remunerado y de larga duración, que gasta recursos y energías.

Las personas que sufren de síndrome del cuidador sufren una sobrecarga física y emocional constante. Asumen por completo toda la responsabilidad de los cuidados de la persona mayor dependiente, perdiendo en el proceso su propia independencia. Esto provoca al mismo tiempo que sus propios proyectos de vida queden paralizados por periodos largos de tiempo, llegando a ser varios años.

Por este motivo, es primordial que estos cuidadores aprendan a ser conscientes de su sobrecarga, tanto la objetiva como aquella que ellos sientan subjetivamente. En caso contrario, sentimientos de frustración, depresión, ansiedad, estrés, culpa, etc., se darán con suma facilidad. También puede derivar al mismo tiempo en alteraciones de conducta y carácter, así como somáticas (síntomas físicos provocados por situaciones emocionales).

Una vez sean conscientes de la situación, llega el momento de ponerle remedio, ya sea buscando soluciones o tratando de prevenir que estos problemas se den en primer lugar.

La labor de proporcionar cuidados constantes al enfermo por un tiempo prolongado produce con frecuencia en el responsable de la asistencia, astenia, fatiga, sensación de fracaso, deshumanización de la asistencia, insomnio, síntomas somáticos, pérdida del sentido de la prioridad, estado depresivo, aislamiento social, mayor automedicación, irritabilidad, falta de organización, pobre concentración y rendimiento. La pérdida de autoestima, desgaste emocional severo y otros trastornos, que se conocen como el síndrome del quemado, se producen básicamente por:

  1. La transferencia afectiva de los problemas del enfermo hacia quienes le atienden.
  2. La repetición de las situaciones conflictivas.
  3. La imposibilidad de dar de sí mismo de forma continuada que puede llegar a incapacitarle seriamente para continuar en esta tarea.

El agotamiento en la relación de ayuda se puede originar en un desequilibrio entre la persona que apoya, la que recibe esa asistencia y el ambiente donde esta se efectúa.

¿Cuáles son las señales de alerta del Síndrome del Cuidador?

Cuidador

La presencia de algunos de estos síntomas en un cuidador puede ser indicio de sobrecarga:

  • Cansancio persistente.
  • Problemas de sueño.
  • Disminución o abandono de las aficiones.
  • Desinterés por vivir nuevas experiencias.
  • Elevada irritabilidad.
  • Dolores o molestias sin tener ningún problema de salud aparente.
  • Aislamiento social.
  • Consumo de ansiolíticos y/o antidepresivos.
  • Niveles de estrés y/o ansiedad elevados.

Temas de interés

Bibliografía

  1. https://www.fundacionfass.org/general/sindrome-del-cuidador/?gclid=EAIaIQobChMImKvK15aO9wIVp5FmAh2ylQEwEAAYASAAEgJE-_D_BwE
  2. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-519X2008000300004
  3. Scherma G.A. How to get organized as a Caregiver. Loss, grief & Care. 2002; 8(3-4): 127-134.
  4. Wai Man Kwan C. Families’ e xperiences of the last office of deceased family members in the hospice setting. International Journal of Palliative Nursing. 2005; 8 (6):266-275.
  5. Las técnicas de enfrentamiento mejora el bienestar de los cuidadores. Reuters Health. Medline Plus, National Library of Medicine, National Institutes of Health. Jan. 23, 2006.Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/news/fullstory_29270.html
  6. Párraga M, Ensayo Y. ¿Quién cuida a los cuidadores? ISSN 1695-6141© COPYRIGHT Servicio de Publicaciones-Universidad de Murcia; 24/03/08. Disponible en: www.google.com/search

Divulgación

Linfedema y Lipedema

Publicado

el

Linfedema y Lipedema

Linfedema y Lipedema

El linfedema y lipedema pueden tener síntomas parecidos pero son patologías muy diferentes. Te ayudamos a distinguirlas.

Conceptos: linfedema y lipedema

Linfedema

El linfedema se refiere a la inflamación de los tejidos causada por una acumulación de líquido rico en proteínas que generalmente se drena a través del sistema linfático del cuerpo. Afecta con mayor frecuencia los brazos o las piernas, pero también puede ocurrir en la pared torácica, el abdomen, el cuello y los genitales.

El Linfedema podríamos definirlo como el exceso anormal de líquido (Linfa) presente en los tejidos blandos en una zona o extremidad de nuestro cuerpo, provocando un aumento de tamaño de la misma.

La linfa es un líquido de color amarillento presente en nuestro organismo. Está formada por agua, proteínas, grasas, productos de desecho, glóbulos blancos (linfocitos) y otras sustancias.

Este acúmulo de líquido puede deberse a la afectación del sistema linfático, por un daño o bloqueo en este. También puede existir un mal funcionamiento de este sistema desde los inicios de la vida, por un mal desarrollo embrionario.

Los ganglios linfáticos son una parte importante de tu sistema linfático. El linfedema puede provocarse por tratamientos contra el cáncer que extirpan o dañan los ganglios linfáticos. Cualquier tipo de problema que bloquee el drenaje del líquido linfático puede causar linfedema.

Los casos graves de linfedema pueden afectar la capacidad de mover la extremidad afectada, aumentar los riesgos de infecciones cutáneas y de septicemia, y pueden provocar cambios y degradación de la piel. El tratamiento puede incluir vendajes de compresión, masajes, medias de compresión, bombeo neumático secuencial, cuidado minucioso de la piel y, en raras ocasiones, cirugía para eliminar el tejido inflamado o para crear nuevas vías de drenaje.

Es decir, el linfedema se produce cuando el sistema linfático no es capaz de drenar la linfa y provoca una hinchazón por acumulación de líquido en los tejidos blandos del cuerpo.

La linfedema puede resultar muy molesto para quien lo padece, pero con los tratamientos adecuados, el 95% de los pacientes presenta mejoría, que es excelente en casi un tercio de los casos.

Lipedema

El lipedema es un trastorno crónico que se presenta en mujeres durante la pubertad u otros momentos de cambios hormonales como el parto o la menopausia, caracterizado por un agrandamiento simétrico del tejido adiposo (grasa) subcutáneo nodular y doloroso en las extremidades, sin afectar las manos, los pies y el tronco, que se caracteriza por la proliferación e inflamación de las células del tejido adiposo de las extremidades superiores o inferiores. Esto provoca una descompensación entre las distintas partes del cuerpo y, a medida que la afección va ganando intensidad, surgen otros síntomas más acusados que merman considerablemente el bienestar del paciente.

Es una patología subdiagnosticada o maldiagnosticada como obesidad o linfedema ya que es una enfermedad del tejido graso, que implica un cúmulo progresivo patológico de células grasas en las piernas, aunque también puede producirse esta acumulación en los brazos. Como consecuencia se produce un aumento de volumen que causa pesadez y además es doloroso a la presión y al contacto, en las fases avanzadas duele incluso la ropa estrecha.

Hasta hace poco no se conocía bien el Lipedema, también llamado la enfermedad de las piernas gruesas, fue reconocido por la OMS como una enfermedad ya que tendía a confundirse con la celulitis, el sobrepeso, la obesidad o el Linfedema.

El lipedema es un trastorno del tejido adiposo que se produce casi exclusivamente en las mujeres. Según diversos estudios el lipedema podría afectar casi al 16% de la población femenina mundial, sin variación por razas. Tan solo el 2% de los afectados serán varones.

Este trastorno puede ser hereditario (20%). En la mayoría de los casos se desarrolla gradualmente durante la pubertad, aunque puede desarrollarse o empeorar durante la menopausia o el embarazo, también está ligado frecuentemente a trastornos hormonales (Hipotiroidismo, Ovario poliquístico, Diabetes tipo II …) y/o obesidad.

Cuando el lipedema evoluciona y empeora, se transforma en lipo-linfedema, mostrando síntomas más parecidos al linfedema.

El gran problema del lipedema es que no responde a los tratamientos dietéticos y es muy frecuente que los primeros síntomas del lipedema sea sensación de cansancio e hinchazón en la pierna que aumentan con el calor y la menstruación.

El linfedema y el lipedema históricamente van unidos, pero según vamos avanzando en los estudios y en las investigaciones vemos que tiene relación en muchos casos, pero muchas veces sus orígenes no tienen nada que ver.

A modo resumen; El linfedema es una disfunción del sistema linfático ya sea por causas desconocidas (primario) o por causas que hayan agredido de alguna forma, (secundario) como la cirugía, radioterapia, quemaduras, accidentes, infecciones… mientras que el lipedema es una proliferación de grasa que nada tiene que ver con la alimentación, y que la mayoría de las veces surge en miembros inferiores y superiores, es decir Lipedema está causado por un depósito simétrico de tejido graso y en el Linfedema se retiene líquidos asimétricamente.

Signos y síntomas del linfedema y lipedema

Para su diagnóstico es preciso realizar como ante cualquier consulta, una historia clínica en la que nos basaremos en los antecedentes, estilo de vida etc.

En nuestros centros en la valoración inicial siempre realizamos una entrevista personal al paciente para recaudar la información necesaria ya que a veces es la clave para saber la causa o el desencadenante.

La fisiopatología del lipedema sigue sin estar clara. Las causas putativas que se han propuesto incluyen adipogénesis alterada, microangiopatía y microcirculación linfática alterada. Todavía no se ha encontrado ningún biomarcador específico y actualmente el diagnóstico se realiza únicamente por motivos clínicos, pero existen pruebas auxiliares para descartar otros diagnósticos.

En el caso del linfedema realizamos una medición de la circunferencia de la zona afectada, en distintos puntos y compararla con el lado contrario del cuerpo. Tiene que existir una diferencia de 2 cm.

Realizamos una inspección de la piel y palpación de la zona para ver cómo está el tejido y/o su dureza.

Signo de Stemmer que consiste en pellizcar la piel de entre los dedos de los pies o de la mano. Será positivo cuando exista dificultad o imposibilidad de realizar el pellizco e indica que probablemente se padece linfedema.

Pruebas médicas

Existen pruebas médicas que confirman la existencia de Linfedema como son la linfangiografía, linfangiograma, ecografía- Doppler, TAC, etc.

Causas

El sistema linfático es una red de vasos que transportan líquido linfático rico en proteínas por todo el cuerpo. Es parte del sistema inmunitario. Los ganglios linfáticos actúan como filtros y contienen células que combaten las infecciones y el cáncer.

El líquido linfático se impulsa a través de los vasos linfáticos por las contracciones musculares al movimiento durante el día y a través de pequeñas bombas en la pared de los vasos linfáticos. El linfedema ocurre cuando los vasos linfáticos no pueden drenar de manera adecuada el líquido linfático, generalmente de un brazo o de una pierna.

Respecto al lipedema no hay un consenso sobre su etiología, pero sí correlación con factores genéticos y hormonales.

LINFEDEMA

LIPOEDEMA

Cancer

Cirugía

Radiación oncológica

Parasitos (países en desarrollo)

Congénitas

Hereditarias

Hormonal

 

La alta prevalencia de hipotiroidismo en pacientes con lipedema podría estar relacionada con la obesidad asociada al lipedema frecuentemente observada. La baja prevalencia de diabetes, dislipidemia e hipertensión parece ser una característica específica que distingue el lipedema de la obesidad inducida por el estilo de vida.(9)

Clasificación

El linfedema

Origen

Se clasifica en dos tipos según su origen:

  • Aquellos que no tienen causa aparente, pueden ser congénitos o aparecer en la adolescencia o más tarde. Se producen porque las vías linfáticas no funcionan con normalidad o su número es menor del necesario para que su sistema linfático sea competente. Se caracteriza por la falta de vasos linfáticos y que se clasifica en tres grupos dependiendo de la edad de aparición (congénito, precoz, tardío – se debe a una hipoplasia-)
  • Congénitos: aparecen en el primer año de vida o desde el mismo momento del nacimiento

Linfedema precoz: se manifiesta en la adolescencia

Linfedema tardío: se pone en evidencia después de los 35 años

  • Cuando el sistema linfático es normal, pero ha sido alterado. Es decir el linfedema secundario describe el edema que se desarrolla durante la vida del paciente y que no es congénito, clasificándolos en:
  • Oncológico
  • Post operatorio: linfadenectomía
  • Post radioterapia
  • Postraumático
  • Venosos (mixto)
  • Post infeccioso (erisipelas)
  • Colagenopatías
  • Otros

Grados del linfedema

Según la Sociedad Internacional de Linfología los linfedemas se categorizan en cuatro grados:

  • Grado 0: Subclínico o latente, no edema perceptible.
  • Grado I: Edema visible y con fóvea, que mejora con declive de la extremidad.
  • Grado II: Precoz: Persiste fóvea, edema sin cambios ante la elevación de la extremidad.
  • Tardío: Edema sin fóvea, pero con fibrosis.
  • Grado III: Elefantiasis. Edema irreversible, fibrótico con alteraciones dérmicas y subdérmicas.

A su vez, los linfedemas se clasifican también en grados, según la diferencia que existe entre el miembro afectado y el miembro sano. Podemos distinguir, según Grandval, tres grados:

  • 1er grado/estadio: cuando la diferencia entre miembro afectado y sano es entre 0 y 2 cm.
  • 2do grado: cuando la diferencia entre miembro afectado y sano es entre 2 y 6 cm.
  • 3er grado: cuando la diferencia entre miembro afectado y sano es mayor de 6 cm.

Gravedad del linfedema

Según la gravedad del cuadro cabe distinguir varios estadios:

  • Estadio 0: Aunque existe una lesión de los vasos linfáticos, todavía no hay hinchazón visible.
  • Estadio 1: La hinchazón se desarrolla a lo largo del día, pero desaparece en parte o del todo al elevar el miembro. Si se presiona el tejido con el dedo, se forma un hoyuelo que persiste durante un tiempo.
  • Estadio 2: La hinchazón persiste, incluso tras un reposo prolongado. La piel está dura y elevar el miembro ya no sirve de ayuda. Es difícil incluso imposible hacer hoyuelos en la piel.
  • Estadio 3: Está caracterizado por la hinchazón y los cambios en la piel (por ejemplo, en forma de ampollas que segregan líquido linfático). Otra variante de esta hinchazón se denomina elefantiasis.

El lipedema

Existen varias clasificaciones como la de Schmeller & Meier-Vollearth que fija tres estadios atendiendo a la palpación y cambios cutáneos, Fonder divide en dos grupos en función de la forma de los miembros, Meier-Vollrath establece cinco tipos en función de la distribución corporal de los depósitos grasos, Schingale define cinco tipos según la localización del lipedema, pero ninguna aceptada universalmente.

Según Schmeller & Meier-Vollearth:

  • Grado I: la superficie de la piel es regular y blanda. Se palpan diminutos nódulos de grasa. “Piel de naranja”, es decir celulitis, superficie cutánea con un granulado fino.
  • Grado II: la superficie de la piel es irregular y dura debido al aumento en la formación de nódulos. “Piel acolchada”, superficie de la piel con nódulos gruesos y hoyos grandes.
  • Grado III: la superficie de la piel se encuentra deformada debido al exceso de tejido adiposo. El número de nódulos es mayor, de distinto tamaño y se encuentran repartidos mayormente en caderas y tobillos. Pliegues de grasa gruesos y deformantes.

La enfermedad empieza a aparecer en las caderas, después afecta a todo el muslo. Cuando hay colgajos de grasa en la cara interna de las rodillas, el rozamiento al andar puede provocar infecciones.

Los lipoedemas avanzados impiden el flujo de sangre por las venas y de linfa por los vasos linfáticos. Por eso a veces la consecuencia de un lipoedema es un linfedema, que los expertos denominan “lipo-linfedema”. Se trata como un linfedema.

Factores de riesgo en linfedema y lipedema

Como dijimos anteriormente no se encuentra una etiología clara en el lipedema , pero si la existencia de factores agravantes: Índice de masa corporal (IMC) elevado, insuficiencias veno-linfáticas o inmovilidad

LINFEDEMA LIPOEDEMA
Edad avanzada

Sobrepeso u obesidad

Artritis reumatoide o psoriásica

Padecer Ca

trastornos venosos previos

 

Causas hormonales

Genética

Índice de masa corporal (IMC) elevado insuficiencias veno-linfáticas

inmovilidad

 

Bibliografía

  1. Manrique OJ, Bustos SS, Ciudad P, Adabi K, Chen WF, Forte AJ, et al. Overview of Lymphedema for Physicians and Other Clinicians: A Review of Fundamental Concepts. Mayo Clin Proc. agosto de 2020;S0025619620300331.
  2. Linfedemas primarios y secundarios. Causas, tipos y tratamiento. Clínica Universidad de Navarra [Internet]. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/linfedema
  3. Torre YSD la, Wadeea R, Rosas V, Herbst KL. Lipedema: friend and foe. Horm Mol Biol Clin Investig. 9 de marzo de 2018;33(1).
  4. Kruppa P, Georgiou I, Biermann N, Prantl L, Klein-Weigel P, Ghods M. Lipedema-Pathogenesis, Diagnosis, and Treatment Options. Dtsch Arzteblatt Int. 1 de junio de 2020;117(22-23):396-403.
  5. Tratamiento Lipedema con Medias de Compresión a Medida: Grau Soler [Internet]. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.grausoler.es/divisiones/presoterapia/lipedema
  6. Qué son y como tratar el Linfedema y Lipedema – Clínica Planas Blog [Internet]. Tu blog de medicina y cirugía estética – Clínica Planas. 2019 [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.clinicaplanas.com/blog/2019/03/28/linfedema-y-lipedema/
  7. Signo de Stemmer, un diagnóstico fiable para reconocer el linfedema en piernas [Internet]. GraceContigo. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://gracecontigo.com/blogs/noticias/signo-de-stemmer-un-diagnostico-fiable-para-reconocer-el-linfedema-en-piernas
  8. Linfedema – Síntomas y causas – Mayo Clinic [Internet]. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/lymphedema/symptoms-causes/syc-20374682
  9. Bauer AT, von Lukowicz D, Lossagk K, Aitzetmueller M, Moog P, Cerny M, et al. New Insights on Lipedema: The Enigmatic Disease of the Peripheral Fat. Plast Reconstr Surg. diciembre de 2019;144(6):1475-84.
  10. Lipoedema [Internet]. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.mediespana.com/salud/diagnostico-tratamiento/lipoedema/
  11. Linfedema [Internet]. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.mediespana.com/salud/diagnostico-tratamiento/linfedema/
  12. Linés MPC, Martínez AC, Cortés CL, Rodríguez LV, Donoso AM, Sarto LE. Linfedema y lipedema:: Diferencias y similitudes. Rev Sanit Investig. 2021;2(4):34.
  13. ▷ LIPEDEMA, ¿qué es? Causas, solución y tratamiento – Lipemedical ✅ [Internet]. Lipemedical. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://lipedema.es/que-es-lipedema/
  14. Complicaciones [Internet]. Federación Fedeal Linfedema / Lipedema en España. [citado 5 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.fedeal.org/enfermedad-linfedema-lipedema-fedeal/complicaciones-enfermedad-linfedema-lipedema-fedeal/
  15. Ferrandez JC, Theys S. Linfedemas de los miembros inferiores. EMC – Podol. 1 de enero de 2011;13(3):1-12.
  16. Vaquero Ramiro E, Gutiérrez Retortillo M, Goiri Noguera D, Morello Ostos P, Solera-Martínez M. Diagnóstico y tratamiento del lipedema en España. Resultados de encuesta online. Rehabilitación. 1 de abril de 2022;56(2):108-15.
  17. Vásquez LQS de, Villalobos VU. Lipedema: lo que debemos conocer. Rev Fac Med Univ Lberoamérica [Internet]. 14 de febrero de 2022 [citado 5 de mayo de 2022];1(1). Disponible en: http://www.unibe.ac.cr/ojs/index.php/RFMUI/article/view/113

Autora: Rosa Gómez

Continuar leyendo

Divulgación

Síndrome del Cuidador: Problemas de salud derivados

Publicado

el

sindrome del cuidador

Síndrome del Cuidador: Problemas de salud derivados

El Síndrome del cuidador presenta algunos problemas de salud derivados. El estrés del cuidador a largo plazo puede aumentar su riesgo de muchos problemas de salud diferentes. Algunos de estos problemas pueden ser graves. Incluyen:

  • Depresión y ansiedad
  • Un sistema inmunitario débil
  • Sobrepeso y obesidad
  • Enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes o artritis. La depresión y la obesidad pueden aumentar aún más el riesgo de estas afecciones
  • Problemas con la memoria a corto plazo o prestar atención

Consejos de prevención del Síndrome del Cuidador

Consejos de prevención

Para prevenir el síndrome es factible realizar algunas de las siguientes recomendaciones:

  • Aprender mejores formas de ayudar a su ser querido: Por ejemplo, los hospitales ofrecen clases que pueden enseñarle cómo cuidar a alguien con una lesión o enfermedad.
  • Encontrar recursos de cuidado en su comunidad para ayudarle: Muchas comunidades tienen servicios de guardería para adultos o servicios de relevo. Usar estos servicios puede darle un descanso de sus deberes de cuidado
  • Pedir y aceptar ayuda: Haga una lista de las formas en que otros pueden ayudarle. Deje que quienes se ofrezcan a asistirle elijan lo que les gustaría hacer.
  • Unirse a un grupo de apoyo para cuidadores: Estos grupos pueden permitirle compartir historias, escuchar sugerencias sobre cuidados y obtener el apoyo de otras personas que enfrentan los mismos desafíos que usted.
  • Organizarse para que el cuidado sea más manejable: Haga listas de tareas y establezca una rutina diaria.
  • Mantenerse en contacto con familiares y amigos: Es importante obtener apoyo emocional
  • Cuidar de su propia salud: Trate de encontrar tiempo para mantenerse físicamente activo la mayoría de los días de la semana, prefiera alimentos saludables y duerma bien. Asegúrese de estar al día con su atención médica, como chequeos y exámenes regulares
  • Considere tomar un tiempo de vacaciones si además trabaja y se siente abrumado.
  • Tomar medidas para prevenir o aliviar el estrés del cuidador puede ayudar a prevenir problemas de salud. Recuerde que, si se siente mejor, puede cuidar de mejor forma a su ser querido. También será más fácil concentrarse en la gratificación del cuidador.

CMUC, un deshago emocional para el Síndrome del Cuidador

En nuestros centro CMUC nos encontramos habitualmente con estas situaciones, en las que los cuidadores ya sean con vinculo familiar o no, debido al gran impacto que provoca el cuidado de una persona dependiente en la vida de un cuidador. Por ello, nuestros equipos no solo tratan a los pacientes a los pacientes que acuden con ulceras, sino también a sus cuidadores cuando observamos síntomas como los comentados anteriormente. El cuidador al acudir a nuestros centros siente “un deshago emocional” por varios aspectos:

  • Hacemos entender el problema del que padece el paciente. Realizamos una educación, en la que ellos puedan entender el proceso que sufre el paciente y como puede repercutirle al cuidador. Por ejemplo; en el caso de las UPP es el cuidador el indicado en realizar los cambios posturales por lo que siempre intentamos realizar una educación sanitaria en la que tenemos en cuenta que el cuidador también debe de descansar y realizar dichos cambios con la mejor postura posible y/o los mejores soportes posibles destinados para tal. Otro de los ejemplos usuales es en relación con la higiene, por ello recomendamos productos que eviten efectos no deseados y productos que les faciliten el aseo.
  • En numerosas ocasiones, por no decir en la mayoría, también ofrecemos cuidados a los cuidadores que necesitan de una escucha activa y recibir información sobre el paciente y sobre ellos mismos, que a veces identificamos en clínica explicando al cuidador que necesita de ayuda y de alternativas como las explicadas anteriormente, sin ser consciente el propio cuidador de que esta paciendo este síndrome.
  • Durante el tratamiento en clínica con el paciente, intentamos que el cuidador pueda tomar un tiempo de “descanso” en el que pueda dedicarse a realizar otras tareas diferentes a la de cuidador, ya que nosotros nos encargamos del cuidado del paciente y posteriormente informar sobre el estado necesidades incluso reforzar sus buenos cuidados, haciéndolos participe de la evolución favorable, ya que para curar debemos hacer un trabajo en equipo; profesionales, paciente y cuidadores.
  • No hay mayor poder que el conocimiento “cuando el conocimiento crece la oportunidad aparece”, si empoderamos a nuestros cuidadores aparecen recursos que benefician tanto al paciente como al propio cuidador, y la mayoría de las veces esto se consigue mediante la información.
  • Por ello, nosotros siempre indicamos que el principal RETO para un cuidador es cuidar su propia salud física, mental y social. Posteriormente aprender a pedir ayuda y a delegar, creando una red de apoyo.
  • Aconsejamos y ayudamos a elaborar un plan de cuidados en función a sus necesidades y las de la persona que recibe los cuidados, organizado el tiempo y las tareas en las que identifique lo que es urgente y necesario y aquello que puede esperar, entre otras ayudas, ya que nuestro objetivo es evitar que los cuidadores acaben siendo también pacientes.

Sindrome del cuidador cmuc

En CMUC cuidamos de ti, tan solo tienes que dejarte cuidar, no importa que seas paciente o cuidador, ambos necesitáis de prevención y de cuidados. No olvides que siempre, todos necesitamos de los otros.

Temas de interés

Bibliografía

  1. https://www.fundacionfass.org/general/sindrome-del-cuidador/?gclid=EAIaIQobChMImKvK15aO9wIVp5FmAh2ylQEwEAAYASAAEgJE-_D_BwE
  2. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-519X2008000300004
  3. Scherma G.A. How to get organized as a Caregiver. Loss, grief & Care. 2002; 8(3-4): 127-134.
  4. Wai Man Kwan C. Families’ e xperiences of the last office of deceased family members in the hospice setting. International Journal of Palliative Nursing. 2005; 8 (6):266-275.
  5. Las técnicas de enfrentamiento mejora el bienestar de los cuidadores. Reuters Health. Medline Plus, National Library of Medicine, National Institutes of Health. Jan. 23, 2006.Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/news/fullstory_29270.html
  6. Párraga M, Ensayo Y. ¿Quién cuida a los cuidadores? ISSN 1695-6141© COPYRIGHT Servicio de Publicaciones-Universidad de Murcia; 24/03/08. Disponible en: www.google.com/search

Continuar leyendo

Divulgación

Curas sin dolor

Publicado

el

curar sin dolor

Curas sin dolor

Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, de las definiciones existentes, una de las más difundidas y aceptadas es: «El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a una lesión tisular real o potencial, o que se describe como ocasionada por dicha lesión». En CMUC realizamos curas en heridas y úlceras que se han complicado e intentamos que sean sin dolor o con la mínima molestia posible.

El dolor es compañero inseparable del ser humano desde el inicio mismo de la vida, la búsqueda de remedios para remitir su intensidad ha estado presente en cada una de las civilizaciones que han poblado nuestro planeta. Los valores y significados que se han dado al dolor a lo largo del tiempo han estado sujetos a una gran variabilidad, por ello no es de extrañar que su concepto, su interpretación, la forma de afrontarlo, su clasificación y también su tratamiento hayan presentado muy distintos matices, variando desde la componente mágica y sobrenatural hasta la médico-científica.

El dolor físico está considerado como una señal de alerta o como un complejo proceso de defensa indicativo de que algo no funciona como debiera, sin embargo, su percepción sensitiva es subjetiva y se asocia a una componente emocional, siendo es un síntoma asociado a numerosas enfermedades que afecta de forma negativa, en menor o mayor grado en la calidad de vida del paciente.

Escala visual analógica del dolor

La Escala Visual Analógica (EVA) es una herramienta que se usa para ayudar a una persona a evaluar la intensidad de ciertas sensaciones y sentimientos, como el dolor. La escala visual analógica para el dolor es una línea recta en la que un extremo significa ausencia de dolor y el otro extremo significa el peor dolor que se pueda imaginar. El paciente marca un punto en la línea que coincide con la cantidad de dolor que siente. Se puede usar para elegir la dosis correcta de un analgésico.

La valoración será:

1 Dolor leve si el paciente puntúa el dolor como menor de 3.

2 Dolor moderado si la valoración se sitúa entre 4 y 7.

3 Dolor severo si la valoración es igual o superior a 8.

curar sin dolor: curar sin dolor escala

Las úlceras venosas suponen un problema de salud para el paciente muy importante afectando además a una parte de las personas mayores de 65 años. Independientemente a la edad, las ulceras suponen repercusiones a nivel biopsicosocial; ya que implica complicaciones como dolor continuado, soportar mal olor desprendido por la propia herida, tener limitaciones funcionales para poder deambular y posibles problemas de adherencia terapéutica. Es decir, no solo está afectada una parte anatómica, sino una persona en su conjunto, que terminarán o terminan afectando a la persona a nivel físico, funcional, emocional, social, laboral e incluso a nivel de realización personal.

La cura de las úlceras venosas crónicas (UVC) suele ser un procedimiento terapéutico difícil de realizar de manera completa y eficaz debido al dolor asociado a la cura, y los pacientes suelen requerir analgésicos orales para el tratamiento del dolor.

Como sabemos el desbridamiento mecánico acelera el proceso de curación mediante la eliminación de la fibrina y / o la necrosis, promueve la curación de las úlceras arteriales y venosas de las piernas, pero está limitado por el dolor asociado con el procedimiento.

En nuestros centros encontramos en una primera visita un perfil de paciente anímicamente deprimido, por los factores biopsicosociales alterados por la cronicidad de sus lesiones. En la mayoría de los pacientes, acudir a curas supone un proceso traumático, ya que presuponen que van a sentir más dolor del que soportan a lo largo del día, las 24 horas del día. Por ello, una de nuestras premisas principales, además de la curación, es el alivio del dolor, mediante un manejo efectivo de la úlcera. Como hemos mencionado anteriormente, el desbridamiento es una de las principales claves en el tratamiento, por ello intentaremos realizarlo con el mínimo dolor posible.

¿Qué son los anestésicos locales para curas sin dolor?

Los anestésicos locales son fármacos capaces de bloquear de manera reversible la conducción del impulso nervioso en cualquier parte del sistema, lo que da lugar a una pérdida de sensibilidad, aunque la función nerviosa se recupera completamente una finalizado su efecto.

Estructuralmente, las moléculas de los actuales anestésicos locales están integradas por tres elementos básicos:

  1. Un grupo hidrofóbico: un anillo aromático, determinante de la liposolubilidad, difusión y fijación de la molécula. La liposolubilidad del fármaco determina la potencia farmacológica: a mayor liposolubilidad mayor potencia.
  2. Un grupo hidrofílico: una amina secundaria o terciaria, que modula la hidrosolubilidad y por consiguiente su difusión sanguínea e ionización.
  3. Una cadena intermedia con un enlace de tipo éster o amida, responsable de la velocidad de metabolización del fármaco y, por tanto, determinante de la duración de la acción y su toxicidad.

Los anestésicos locales son fármacos que logran una pérdida de sensibilidad localizada y restringida, sin inducir una pérdida de conciencia ni del control central de las funciones vitales. Estos fármacos tienen como principal objetivo es suprimir de la sensación dolorosa, es decir los impulsos nociceptivos.

Su utilidad en la práctica clínica es amplia y depende de la vía de administración, de la técnica anestésica utilizada y de distintas indicaciones.

No existe en la actualidad ningún anestésico que reúna todos los requisitos para ser útil y seguro en cualquier situación clínica, por lo cual deberá elegirse el anestésico más adecuado para cada tipo de intervención y paciente.

Por ello realizamos una entrada mediante búsquedas bibliográficas sobre la aplicación de anestésicos locales que, además incluimos en nuestro protocolo de curación.

Los anestésicos en crema para curas sin dolor

Lambdalina LAMBDALINA 40 mg/g crema

Contiene lidocaína y es un medicamento que induce la pérdida de sensibilidad local (anestesia local) de la piel, ideal para las curas sin dolor.

Se usa para desensibilizar la piel en relación a la inserción de agujas, pero está contraindicada para apliacarla en deterioro de la integridad cutánea.

Lambdalina LAMBDALINA 40 mg/g crema

Curacaine La crema de lidocaína 4%

Es un anestésico local que ayuda a reducir el dolor durante cualquier procedimiento con aguja, como la colocación de una vía intravenosa, una inyección o durante una extracción sanguínea. Si además de aplicar esta crema se coloca al paciente en una posición cómoda y se le distrae, se reducirá el dolor o la molestia durante el procedimiento. Para una mayor eficacia, debe aplicarse y permanecer en la piel de 20 a 30 minutos antes del procedimiento. Se puede dejar hasta 2 horas. Pero está contraindicada en deterioro de la integridad cutánea.

Curacaine La crema de lidocaína 4% es un anestésico local

LMX4

Es una crema anestésica tópica que contiene un anestésico llamado lidocaína al 4%, una concentración de venta libre. Está indicado para su uso como analgesia local para reducir el dolor y las molestias provocadas por las irritaciones de la piel. Pero está contraindicada en deterioro de la integridad cutánea, por lo que complica las curas sin dolor en úlceras.

curar sin dolor: Emla contiene 1 g de crema contiene 25 mg de lidocaína y 25 mg de prilocaína

Emla para curas sin dolor

Contiene 1 g de crema contiene 25 mg de lidocaína y 25 mg de prilocaína, indicada en punciones o intervenciones quirúrgicas superficiales tanto en adultos y en población pediátrica. Anestesia tópica de la mucosa genital, por ejemplo, antes de intervenciones quirúrgicas superficiales o de anestesia por infiltración; en adultos y adolescentes ≥12 años, además de estar indicada como anestesia tópica de úlceras en extremidades inferiores, para facilitar la limpieza mecánica/desbridamiento sólo en adultos.

El sevoflurano es un anestésico derivado halogenado del éter dietílico que se presenta como un líquido volátil. Es ampliamente utilizado por vía inhalatoria para la inducción y el mantenimiento de la anestesia general, pues su perfil de seguridad es muy bueno.

Además de su acción hipnótica, diversas experiencias preclínicas muestran que el sevoflurano y otros derivados halogenados del éter producen un efecto analgésico/anestésico importante cuando son administrados en su formulación líquida directamente al sistema nervioso central, concretamente a la médula espinal, pero clásicamente se les considera carentes de efecto analgésico a nivel periférico.

Sin embargo, en los últimos años se están comunicando experiencias clínicas en las que el sevoflurano produce un efecto analgésico importante sobre heridas dolorosas cuando es irrigado en su presentación líquida sobre el lecho de dichas heridas. Este efecto analgésico se caracteriza por instaurarse en escasos minutos, ser lo bastante intenso como para permitir el desbridamiento mecánico de las heridas, y extenderse por espacio de varias horas. Mejora la cicatrización de las heridas posiblemente debidas a un efecto vasodilatador, antiinflamatorio y analgésico.

Hasta ahora no ha sido comunicado efectos adversos a nivel sistémico, Puede causar efectos adversos locales leves y autolimitados como es el prurito leve y transitorio.

Sevoflurano necesita de más estudios experimentales para encontrar respuestas sobre tipos de heridas a emplearlo, frecuencia de aplicación, dosis para que sea optimo, así como la seguridad para el profesional a la hora de su uso.

Gel de morfina tópico para curas sin dolor

Es importante destacar que no existe actualmente una formulación tópica a base de opioides comercialmente disponible, sino que estas son prescritas y administradas a partir de formulaciones magistrales particulares.

Los principales opioides estudiados en este sentido son morfina, metadona, diamorfina y buprenorfina.

Se basa generalmente en la realización de fórmula magistral de morfina al 0.1% con un hidrogel conductor ya que la morfina clorhidrato es un principio activo hidrosoluble acido compatible con el hidrogel, que da viscosidad y estabilidad al preparado y actúa de vehículo para la absorción.

La evidencia científica disponible sobre la eficacia clínica del uso de opioides tópicos es escasa y heterogénea, sobre todo para curas sin dolor.

En la mayoría de pacientes se obtiene una anestesia suficiente para la limpieza de las úlceras de extremidades inferiores con un tiempo de aplicación de 30 minutos. Un tiempo de aplicación de 60 minutos puede mejorar la anestesia. El procedimiento de limpieza se debe iniciar antes de que transcurran 10 minutos después de retirar la crema.

Habitualmente aplicamos la crema en capa gruesa sobre la herida, cubrimos con un apósito oclusivo y lo retiramos a los 30 minutos, momento en el que se consigue el efecto anestésico que va a facilitar la manipulación de la herida durante la cura. De igual modo la crema puede aplicarse para quemaduras de 2º grado que se absorbe por vía percutánea siendo de  eficacia analgésica.

Esta crema está constituida por una mezcla de lidocaína 2,5% y prilocaína 2,5% (LPC) se aplica sobre la herida y posteriormente se cubre con un apósito oclusivo no transpirable para favorecer su difusión hasta las terminaciones nerviosas. La dosis recomendada es de 1-2 gr/10 cm2, hasta un máximo de 10 gr, con un tiempo de latencia de 30-60 minutos. El efecto analgésico en las úlceras puede durar hasta 4 horas aproximadamente, y presenta una absorción sistémica lenta por la disminución del retorno venoso. La intensidad y la calidad del efecto anestésico dependen del tiempo de aplicación, la dosis aplicada y las características de la úlcera. Los autores añaden que este fármaco, en comparación con placebo, puede reducir el número de sesiones de limpieza requeridos para conseguir una úlcera limpia, que los tratamientos repetidos con esta crema no modifican de manera significativa la flora bacteriana de la úlcera, y raramente causan sensibilización.

EMLA produce una respuesta vascular bifásica que empieza con una vasoconstricción seguida de una vasodilatación en la zona de aplicación.

La crema EMLA es un fármaco seguro, aunque pueden aparecer reacciones locales, como enrojecimiento o palidez. No se ha detectado una influencia negativa en el proceso de cicatrización e, incluso, se ha descrito un potencial papel antiinflamatorio y antibacteriano. Si se excede la dosis recomendada, existe un potencial riesgo de desarrollar cardiotoxicidad, neurotoxicidad o metahemoglobinemia, esta última derivada de la capacidad de los metabolitos de la prilocaína de oxidar la hemoglobina, que se vuelve incapaz de transportar el oxígeno. La aplicación diaria de 10 g de EMLA (dosis máxima recomendada) durante 60 minutos al día,10 días, parece no tener efecto acumulativo en plasma y el pico de concentración máxima alcanzado es inferior al 40% de la concentración asociada con toxicidad.

Eliminación/absorción; Las concentraciones plasmáticas tras el tratamiento con EMLA son 20-60% inferiores para la prilocaína que, para la lidocaína, debido al mayor volumen de distribución y a una eliminación más rápida. La principal vía de eliminación de la lidocaína y la prilocaína es mediante el metabolismo hepático y los metabolitos se excretan por vía renal. Sin embargo, la tasa de metabolismo y eliminación de los anestésicos locales tras la aplicación tópica de EMLA vienen determinadas por la tasa de absorción. Por consiguiente, una reducción de la eliminación, como en los pacientes con insuficiencia en la función hepática, tiene efectos limitados sobre las concentraciones plasmáticas sistémicas después de una dosis única de EMLA y después de dosis únicas repetidas una vez al día a corto plazo (hasta 10 días).

Discusión sobre el tratamiento del dolor para la cura de úlceras

Sobre el tratamiento tópico del dolor durante el cuidado de úlceras venosas, indica que actualmente la crema de  lidocaína-prilocaína al 5% es el único anestésico tópico aprobado con indicación para el desbridamiento y/o la limpieza de heridas en las extremidades inferiores.

evaluaron el efecto de una crema lidocaína-prilocaína para aliviar el dolor asociado con el desbridamiento de la úlcera. La diferencia entre los grupos en cuanto al dolor, medido en una escala visual de 100 mm, fue estadísticamente significativa a favor de la crema de lidocaína-prilocaína.

La evidencia sugiere que los apósitos de ibuprofeno pueden ofrecer alivio del dolor a las personas con úlceras venosas dolorosas en las piernas y que la crema lidocaína-prilocaína parece proporcionar un alivio efectivo del dolor durante el desbridamiento de las úlceras venosas de las piernas.

También hemos encontrado un estudio donde compararan el efecto de la crema de lidocaína-prilocaína al 5% con una solución de odontología en aerosol de lidocaína al 10, para reducir el dolor  durante el desbridamiento quirúrgico en las úlceras venosas de las piernas. En este estudio se  mostró que los pacientes tratados con aerosol tomaron más analgésicos, pero, por otra parte, la aplicación del aerosol redujo el tiempo del procedimiento y mejoró el cumplimiento del paciente. El autor concluye que para el desbridamiento rápido, lo más apropiado es usar anestésico en aerosol.

En relación al gel de morfina tópico las dos series de casos coinciden en que todos los pacientes experimentaron una reducción significativa del dolor con el uso del gel tópico de morfina y no  percibieron efectos secundarios. Solo un caso de uno de los estudios tuvo una respuesta ambigua y los autores indican que pudiera ser un candidato inadecuado al tratamiento, debido a que la úlcera no era abierta.

Según la guía clínica del manejo del dolor durante las curas de pie diabético, escaras y heridas post quirúrgicas en Atención Primaria, realizan analgesia previa a la curación con los siguientes métodos de analgesia local:

  1. Depositar lidocaína al 2% o gel de lidocaina 1/2h antes de la cura.
  2. Depositar morfina/gel de morfina en apósitos que cubran la herida 1/2h antes de la cura.
  3. Cubrir con pomada anestésica de lidocaína y prilocaína (EMLA®), 1 hora antes de la cura aproximadamente, y cubriéndola con un apósito oclusivo. Según experiencia de los autores, con media hora es suficiente para obtener un nivel adecuado de analgesia.

Es importante destacar algunos artículos encontrados en los que se destaca una disminución de la infección en los casos en los que se aplica lidocaína.

Aún no es posible eliminar por completo el riesgo de infección, pero sí es posible su reducción hasta un nivel mínimo y poder ofrecer un beneficio al paciente, disminuir los recursos utilizados, siendo el objetivo principal de este estudio la disminución del desarrollo de infección en heridas limpias-contaminadas y contaminadas, al aplicar lidocaína simple al 2% en el tejido celular subcutáneo al término de la cirugía.

Conclusiones sobre las curas sin dolor

Bajo oclusión, la crema EMLA reduce significativamente el dolor del desbridamiento agudo, disminuye la incidencia de dolor posterior al desbridamiento y reduce el tiempo necesario para lograr una limpieza. Las dosis de hasta 10 g de EMLA dan como resultado niveles plasmáticos de lidocaína y prilocaína muy por debajo de los niveles tóxicos. El tratamiento repetido no modifica la flora bacteriana de la úlcera y rara vez provoca sensibilización.

EMLA sigue siendo el anestésico tópico más utilizado dada su eficacia y seguridad probadas en varios ensayos clínicos. Ha habido una liberación reciente de varios agentes anestésicos tópicos nuevos con cierta eficacia demostrada después de un tiempo de aplicación de 30 minutos. Se coloca y almacena un depósito de anestésico en las capas superiores de la piel durante la aplicación, lo que proporciona un beneficio anestésico adicional 30 minutos después de la extracción.

¡QUEREMOS CURAR Y CURAR SIN DOLOR!

escala dolor eva

Bibliografía de curas sin dolor

  1. Bonet R. Anestésicos locales. Offarm. 1 de septiembre de 2011;30(5):42-7.
  2. Definición de EVA – Diccionario de cáncer del NCI – Instituto Nacional del Cáncer [Internet]. 2011 [citado 16 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/diccionarios/diccionario-cancer/def/eva
  3. Marrero González CM, Marrero González CM. Repercusiones de padecer una Úlcera Venosa. Ene [Internet]. 2020 [citado 8 de diciembre de 2021];14(2). Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S1988-348X2020000200014&lng=es&nrm=iso&tlng=en
  4. Tratamiento del dolor en úlceras venosas crónicas – ClinicalKey [Internet]. [citado 8 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.clinicalkey.es/#!/content/journal/1-s2.0-S0213925117301491
  5. PROSPECTO LAMBDALINA 40 mg/g CREMA [Internet]. [citado 16 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/69789/Prospecto_69789.html
  6. _ApplicationFrame [Internet]. Children’s Minnesota. [citado 16 de diciembre de 2021]. Disponible en: http://www.childrensmn.org/educationmaterials/childrensmn/article/16945/crema-anestesica-lmx4r-curacainer/
  7. LMX4 Topical Anesthetic Cream [Internet]. Eloquest Healthcare, Inc. [citado 16 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://eloquesthealthcare.com/lmx4/
  8. ★ LMX4 Cream 4% de Reino Unido 🥇 [Internet]. [citado 16 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.vademecum.es/equivalencia-lista-lmx4+cream+4%25-reino+unido-d04ab01-31016044-gb_1
  9. Gerónimo-Pardo M, Cortiñas-Sáenz M, Gerónimo-Pardo M, Cortiñas-Sáenz M. Eficacia analgésica del sevoflurano tópico en heridas. Rev Soc Esp Dolor. abril de 2018;25(2):106-11.
  10. Imbernón Moya A, Imbernón Moya A. Valoración del dolor, satisfacción, impacto en la calidad de vida y capacidad funcional con la administración de sevoflurano tópico previo a la curación de úlcera venosa crónica [Internet]. Universidad Complutense de Madrid; 2018 [citado 16 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://eprints.ucm.es/id/eprint/50297/
  11. Conde E. ¿Habías oído hablar del uso tópico del sevoflurano en heridas? [Internet]. Elena Conde Montero. 2017 [citado 16 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.elenaconde.com/habias-oido-hablar-del-uso-topico-del-sevoflurano-en-heridas/
  12. Bastami S, Frödin T, Ahlner J, Uppugunduri S. Topical morphine gel in the treatment of painful leg ulcers, a double-blind, placebo-controlled clinical trial: a pilot study. Int Wound J. agosto de 2012;9(4):419-27.
  13. FICHA TECNICA EMLA 25 mg/g + 25 mg/g CREMA [Internet]. [citado 8 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://cima.aemps.es/cima/dochtml/ft/61096/FT_61096.html
  14. Conde E. ¿EMLA como apósito primario en las heridas dolorosas? Sí [Internet]. Elena Conde Montero. 2017 [citado 8 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.elenaconde.com/emla-como-aposito-primario-en-las-heridas-dolorosas-si/
  15. Lillieborg S, Aanderud L. EMLA anaesthetic cream for debridement of burns: a study of plasma concentrations of lidocaine and prilocaine and a review of the literature. Int J Burns Trauma. 2017;7(6):88-97.
  16. Vanscheidt W, Sadjadi Z, Lillieborg S. EMLA anaesthetic cream for sharp leg ulcer debridement: a review of the clinical evidence for analgesic efficacy and tolerability. Eur J Dermatol EJD. abril de 2001;11(2):90-6.
  17. Effendy I, Gelber A, Lehmann P, Huledal G, Lillieborg S. Plasma concentrations and analgesic efficacy of lidocaine and prilocaine in leg ulcer-related pain during daily application of lidocaine-prilocaine cream (EMLATM) for 10 days. Br J Dermatol. julio de 2015;173(1):259-61.
  18. Murcia C de S de la R de. Lidocaína al 2% para reducir el dolor en el cuidado de úlceras venosas. / 2% lidocaine to reduce pain when caring for venous ulcers. [Internet]. [citado 8 de diciembre de 2021]. Disponible en: http://www.murciasalud.es/preevid/23624
  19. EMLA and Lidocaine Spray: A Comparison for Surgical Debridement in Venous Leg Ulcers | Advances in Wound Care [Internet]. [citado 8 de diciembre de 2021]. Disponible en: https://www.liebertpub.com/doi/10.1089/wound.2014.0605
  20. Claeys A, Gaudy-Marqueste C, Pauly V, Pelletier F, Truchetet F, Boye T, et al. Management of pain associated with debridement of leg ulcers: a randomized, multicentre, pilot study comparing nitrous oxide–oxygen mixture inhalation and lidocaïne–prilocaïne cream. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2011;25(2):138-44.
  21. Preevid SM de S. Banco de preguntas Preeevid. Manejo del dolor durante las curas de pie diabético, escaras y heridas post quirúrgicas en Atención Primaria. [Internet]. Preevid. Servicio Murciano de Salud. Region de Murcia; 2013. Disponible en: http://www.murciasalud.es/preevid.php?op=mostrar_pregunta&id=19583
  22. Noriega-Salas AL, Sánchez-López-López MÁ, Esperón Lorenzana GI, Trejo Suárez J. Aplicación de lidocaína simple al 2% en tejido celular subcutáneo de heridas quirúrgicas limpias-contaminadas y contaminadas para disminuir la incidencia de infección. Cir Gen. septiembre de 2011;33(3):180-4.
  23. Friedman PM, Mafong EA, Friedman ES, Geronemus RG. Topical anesthetics update: EMLA and beyond. Dermatol Surg Off Publ Am Soc Dermatol Surg Al. diciembre de 2001;27(12):1019-26.

Continuar leyendo

Tendencia

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar